La bicicleta de la ignorancia: la bicicleta financiera, por Ignacio Tesón

 

En materia de economía hemos escuchado a cuanto opositor exista hablar de “la bicicleta financiera”, pero… ¿Qué es la bicicleta financiera? ¿Es un término correcto? Te adelanto que no es más que un arma discursiva que apela a la ignorancia del escucha. Todos los países de primer mundo tienen una política de tasas de interés utilizada para llevar las riendas de la actividad económica de corto y largo plazo.

La bicicleta financiera no es más que la política monetaria actual del Banco Central para la reducción de la inflación. Consiste en ofrecer al público una tasa de interés a través de las Le.Ba.C. (Letras del banco central) para captar pesos del mercado y absorber circulante. Al haber menor cantidad de dinero en la economía, ese dinero no “compite” por bienes. Esto produce una menor presión inflacionaria. Si hubiera mayor cantidad de dinero compitiendo por la misma cantidad de bienes, se produciría un mayor aumento en los precios. Entonces ¿que es lo que se le critica al BCRA? Militantes y políticos demagogos hablan del “negocio financiero” o de “dinero para los especuladores” sin entender de qué hablan. Primero y principal, no existe tal cosa como la inexistencia de riesgo. Cualquier inversor sabe que los retornos se miden en dólares. Las Le.Ba.C ofrecen una tasa en pesos fija y su retorno final real medido en dólares depende naturalmente del tipo de cambio. Es decir, el retorno de las letras depende de cómo haya fluctuado el tipo de cambio en el período de la inversión. Las tasas en pesos oscilan alrededor del 26% por lo que el retorno en un mes es levemente superior al 2%. Esto significa que dado un movimiento del tipo de cambio del 2% en contra del peso en un mes, la tasa de las letras será 0%, y para movimientos mayores, será negativa, es decir, se pierde dinero. Es estúpido entonces decir por ejemplo que el dólar está “atrasado” y al mismo tiempo hablar de “bicicleta”, son patrañas discursivas completamente contradictorias.

Lee más  Cristina decidida a pelear la PBA en 2019 y quizás separarse del país, por Guillermo Cherashny

Tampoco podemos dejar de ver y comparar el rendimiento en pesos. Actualmente la tasa de inflación anualizada oscila 21-22%, lo que significa que la tasa de las letras tiene una tasa real en pesos de aproximadamente 4-5%. Sin embargo, si tomamos el período 2016-2017, observamos que el promedio de tasas de letras ha sido 28%. ¿Cuál fue la inflación del año 2016? Dependiendo de que datos tomemos, entre 36%-42%, esto significa que aquellos que han apostado a la supuestamente rentable “bicicleta” han perdido poder adquisitivo medido en pesos. La mentira de la bicicleta solo puede ser repetida por demagogos e ignorantes en materia de finanzas.

 

 

 

La realidad es que se habla de tasas positivas porque durante el período entre 2016-2017, el peso argentino se apreció en términos reales. Es decir, el nivel de precios en argentina aumentó por encima de lo que se depreció el tipo de cambio nominal, que no es más que la diferencia del precio de un dólar a principio con el de fin de año. En criollo, los argentinos y quienes hayan apostado al ahorro en pesos durante la presidencia de Macri han ganado medido en dólares. Esto puede verse por ejemplo en la cantidad de argentinos en el exterior y su elevado consumo en países como Chile o Paraguay, donde pueden adquirir productos de forma más económica debido a lo anteriormente mencionado y el gran peso que tienen los impuestos sobre los bienes dentro de nuestro país.

Lee más  Fondos Públicos para la Victoria, por Augusto Pryor

Existe sin embargo un riesgo inherente respecto a las letras: que los intereses sean posteriormente impagables, lo cual no debería pasar salvo que la confianza en argentina se derrumbe de un momento al otro y Argentina deba pagar gran parte del stock existente de letras. Esta posibilidad es ciertamente muy lejana y por mas que aquellos que se autodenominan hoy oposición lloren y pataleen, no cabe chance alguna de que ocurra. El peso se aprecia, Argentina paga menos por sus deudas y sus empresas baten récords de cotización en Argentina y el exterior. La política monetaria para contener la inflación ha sido efectiva. Hemos pasado de tasas muy altas, a tasas menormente altas. Aún queda un largo recorrido, tal vez el populismo en Argentina tenga unos años de descanso.

 

2 Comentarios

  1. jacks 29 septiembre, 2017
  2. Santiago Ezequiel Lopez Ducas 29 septiembre, 2017

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: